¿POR QUÉ MEJORA LA PIEL?

¿POR QUÉ MEJORA LA PIEL?

Sabemos que el ejercicio contribuye a estimular la circulación sanguínea y por lo tanto, favorece la llegada de nutrientes así como de oxígeno a cada parte del cuerpo. Esta mayor oxigenación de la piel se traduce en un mejor color, en una textura más suave y sana así como también, en menor riesgo de sufrir problemas cutáneos. Cuanto más oxígeno llegue más probabilidades tenemos de contrarrestar los efectos negativos del envejecimiento y de mantener la piel hidratada, por lo tanto, el ejercicio regular también contribuye a reducir y evitar las arrugas y demás marcas del envejecimiento. Asimismo, la circulación no sólo oxigena, sino trae nutrientes a nuestra piel y se lleva toxinas que pueden ser causantes de infecciones cutáneas o simplemente, de un aspecto poco sano y estético. Junto con el movimiento se renuevan, se fortalecen o regeneran estructuras que dan tonicidad y firmeza a la piel reduciendo el riesgo de sufrir flaccidez o arrugas. El colágeno y la elastina son constantemente renovados cuando practicamos actividad física, por lo tanto, el ejercicio regular contribuye a que tengamos una piel más firme y elástica, así como más resistente a cambios tales como el estiramiento al subir de peso. Como podemos ver, la mayor circulación de la sangre, la tonicidad y elasticidad así como la llegada de oxígeno y la sudoración son los procesos que vuelven al ejercicio regular un verdadero tratamiento estético para nuestra piel que no puedes dejar de utilizar.